Los científicos usan técnicas forenses para medir la calidad del aceite de oliva y prevenir el fraude

Los científicos lograron cuantificar el ADN presente en el aceite de oliva con la ayuda de técnicas forenses innovadoras.

Diciembre 6, 2016
Por Reda Atoui

Noticias recientes

Al igual que el ácido desoxirribonucleico (ADN) ayuda a resolver delitos, se puede utilizar para controlar la calidad de los alimentos y prevenir el fraude. Desempeña el papel de una verdadera tarjeta de identidad, y eso sigue siendo válido para las plantas.

Sin embargo, el uso del ADN para determinar la autenticidad y la calidad del aceite de oliva ha demostrado ser un desafío. Eso fue así hasta que los científicos lograron cuantificar el ADN presente en el aceite de oliva con la ayuda de innovadoras técnicas forenses, como resultado de un esfuerzo coordinado y colegiado.

El objetivo es desarrollar un método para determinar si los aceites de oliva de marca monovarietal contienen aceites de otras variedades o peores.- Gabriel Dorado Pérez

La razón por la que es difícil usar el ADN para determinar la calidad del aceite de oliva es que el ADN se disuelve en agua pero no en lípidos (entiendo: grasa), y el aceite de oliva contiene pocas moléculas que pueden explotarse de manera razonable y relevante. Además, el ADN está muy fragmentado en aceite de oliva virgen.

Científicos de la Universidad de Córdoba se han asociado con sus homólogos del Consejo de Investigación Científica (en combinación con investigadores del Instituto de Agricultura Sostenible) para abordar el desafío que plantea la autenticación y cuantificación del ADN del aceite de oliva.

El equipo de investigadores logró encontrar una forma absoluta de cuantificar el ADN en el aceite de oliva virgen mediante el uso de técnicas forenses avanzadas que generalmente están reservadas para el análisis de escenas del crimen.

Gabriel Dorado Pérez, profesor de biología molecular y bioquímica e investigador responsable del grupo de investigación AGR-248 (Biotecnología Agroalimentaria), así como del Plan de Investigación, Desarrollo e Innovación de Andalucía, dio su visión del proceso: "Seguramente, considerando que el aceite de oliva virgen es el jugo de una fruta, contiene gotas de agua en cantidad microscópica en la que se disuelve el ADN ”, explicó.

Para recolectar restos de ADN disuelto en el agua contenida en el aceite de oliva virgen, el grupo científico de expertos utilizó una técnica forense denominada "PCR digital de gotas. Esa técnica permite la amplificación y cuantificación del ADN, incluso en elementos difíciles de analizar, como el aceite de oliva virgen y, finalmente, permite a los investigadores recopilar datos relevantes.

El objetivo de los esfuerzos del equipo científico era promover la certificación de calidad, origen, trazabilidad e identificación de fraude. Esos elementos han demostrado ser cruciales en el mercado mundial del aceite de oliva.

Una mejor cuantificación del ADN conduce a un mayor control sobre la calidad y el origen del aceite de oliva. "El objetivo es desarrollar un método de trazabilidad que nos permita determinar si las botellas de aceite de oliva de marca monovarietal contienen aceites de otras variedades, o peor aún, de otras especies como girasol, maní o almendra ”, señaló Dorado Pérez.

El ADN de otras fuentes presenta diferentes características genéticas; que se utiliza para certificar la calidad del aceite de oliva o, por el contrario, para descubrir fraudes.

De hecho, los fraudes en el mercado mundial del aceite de oliva tienen un gran impacto en los productores, productores y comercializadores. La noticia del logro del grupo de científicos ha sido recibida con entusiasmo entre muchos en el sector.



Anuncio

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias