Frenar el hambre: añadir grasas buenas a su dieta

Si bien todas las grasas tienen el potencial de reducir el apetito, se debe prestar atención a lo que se denomina "buena" o "grasa saludable" en lugar de las malas o poco saludables. 

Julio 3, 2016
Por Joy R. Calderwood

Noticias recientes

¿Sigues luchando en la batalla por la pérdida de peso? ¿Sigue las instrucciones del médico para bajar de peso? Si es así, además de hacer ejercicio y vigilar su consumo de calorías, es posible que desee pensar en su consumo de grasas. 

Existe evidencia científica que confirma los efectos negativos de las grasas no saludables en la dieta de una persona. También hay evidencia de que un poco de grasa saludable en la dieta de una persona es esencial para una pérdida de peso efectiva. ¿Porqué es eso? Se cree que consumir una cantidad adecuada de grasa puede resultar en una sensación de saciedad. Un poco de grasa saludable ralentiza el vaciado del estómago con el potencial de mantenerlo lleno por más tiempo. Tiene sentido que cuanto menos hambre tenga, menos calorías en exceso consumirá. 

No todas las grasas son iguales

Si bien todas las grasas tienen el potencial de frenar el apetito, se debe prestar atención a lo que se denomina grasa buena o saludable en lugar de grasa mala o no saludable. 

Grasas buenas o saludables: las grasas saludables incluyen grasas insaturadas que se dividen en tres categorías: ácidos grasos monoinsaturados, poliinsaturados y Omega-3. Estas grasas pueden ser fundamentales para reducir el colesterol LDL (malo) mientras aumentan el colesterol HDL (bueno). Estas grasas buenas se encuentran en el aceite de oliva, nueces, semillas, pescado de agua fría y aguacates, por nombrar algunos. 

Grasas malas o no saludables: las grasas no saludables incluyen grasas saturadas y transinsaturadas. Estas grasas pueden elevar el colesterol LDL (malo) y aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y aumento de peso. Estas grasas se encuentran en los alimentos fritos; galletas, pasteles y donas preparados comercialmente; y alimentos procesados.

Adopte estos consejos

Para ayudarlo a tomar las decisiones correctas con respecto a las grasas, siga estos consejos:

  • Lea las etiquetas del producto en los alimentos envasados. Si el aceite hidrogenado figura en los primeros ingredientes, evite el producto.
  • Cambie algunos de los productos de su despensa. Tenga a mano algunas grasas buenas para agregar a su dieta. 
  • Mantenga el consumo de todas las grasas con moderación ya que todas las grasas son pesadas en calorías.
  • Saltee las carnes o saltee las verduras en aceite de oliva en lugar de mantequilla u otros aceites.
  • Elija hornear o asar sobre freír.
  • Recorte la grasa visible de la carne y quite la piel de las aves.
  • Reconsidere las dietas bajas en grasas. Agregar un poco de grasas buenas a su dieta puede ayudarlo a sentirse satisfecho por más tiempo.

Las reglas de lo que es bueno para usted y lo que no sigue cambiando a medida que avanza la ciencia. Siempre será necesario estar atento, leer las etiquetas de los productos y hacer pequeñas modificaciones en su dieta si desea alcanzar su objetivo de evitar enfermedades y mantener un peso saludable. 

Anuncio

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias