El aumento de los niveles de dióxido de carbono reducirá el valor nutricional de los cultivos

Los efectos del dióxido de carbono ponen a las poblaciones en riesgo de perder la proteína dietética disponible en los cultivos básicos, lo que agrava los desafíos de la pobreza en todo el mundo.

Agosto 31, 2017
Por Isabel Putinja

Noticias recientes

Una nueva investigación de la Universidad de Harvard advierte que el aumento de los niveles de dióxido de carbono que contribuyen a calentamiento global podría reducir drásticamente el contenido nutricional de los cultivos básicos.

Investigadores de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard que realizaron el estudio concluyeron que si los niveles de dióxido de carbono continúan aumentando, el valor nutricional de los cultivos como el trigo, el arroz, la cebada y las papas se reducirá. Esto pondría a las poblaciones de los países 18 de todo el mundo en riesgo de perder más del cinco por ciento de la proteína dietética disponible para ellos por 2050.

Este estudio destaca la necesidad de que los países que están en mayor riesgo controlen activamente la suficiencia nutricional de sus poblaciones y, más fundamentalmente, la necesidad de que los países reduzcan las emisiones de CO2 causadas por los humanos.- Samuel Myers, Universidad de Harvard

En números concretos, esto equivale a 150 millones de personas. Los investigadores llegaron a esta cifra al estudiar los resultados de los experimentos realizados en los cultivos al exponerlos a altos niveles de dióxido de carbono y al examinar la información dietética global, los datos demográficos y las cifras que miden la desigualdad de ingresos.

El estudio, publicado en Perspectivas de Salud Ambiental, reveló que cuando se expone a altos niveles de dióxido de carbono, el contenido de proteína del arroz disminuyó en un 7.6 por ciento, en el trigo en un 7.8 por ciento, en un 14.1 por ciento en la cebada y en un 6.4 por ciento en las patatas. Esto también presenta un riesgo de disminución en el contenido de minerales de estos alimentos, como zinc, hierro y selenio, todos los cuales son esenciales para la salud humana.

Según el estudio, el 76 por ciento de la población mundial obtiene su proteína de las plantas. Las regiones destacadas como las más vulnerables incluyen África subsahariana, donde la deficiencia de proteínas ya es un dilema, y ​​países del sur de Asia como India, donde el arroz y el trigo son alimentos básicos y la principal fuente de proteínas.

En India, el porcentaje de 5.3 del contenido de proteínas de los cultivos podría perderse, afectando a 53 millones de personas.

En un comunicado de prensa de la Universidad de Harvard, Samuel Myers, científico investigador principal del Departamento de Salud Ambiental, enfatizó que se deben tomar medidas: "Este estudio destaca la necesidad de que los países que están en mayor riesgo controlen activamente la suficiencia nutricional de sus poblaciones y, más fundamentalmente, la necesidad de que los países reduzcan las emisiones de CO2 causadas por los humanos ”, dijo.

"Las estrategias para mantener dietas adecuadas deben centrarse en los países y poblaciones más vulnerables, y se debe pensar en reducir la vulnerabilidad a las deficiencias de nutrientes mediante el apoyo de dietas más diversas y nutritivas, enriqueciendo el contenido nutricional de los cultivos básicos y produciendo cultivos menos sensibles a estos. Efectos de CO2 ".

El dióxido de carbono es uno de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor y contribuyen al cambio climático. Este fue el primer estudio en cuantificar los impactos del aumento de los niveles de dióxido de carbono como resultado del calentamiento global en el contenido de proteínas de los cultivos básicos.

Los investigadores señalan que agregar más fertilizante a los cultivos no mitiga los efectos negativos del dióxido de carbono en la proteína vegetal, y la producción y utilización de fertilizantes en realidad contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero.

La sustitución de la proteína vegetal por proteína animal tampoco se presenta como una solución debido a la naturaleza intensiva en recursos de la ganadería. En cambio, cultivos más resistentes como las legumbres podrían ser una alternativa, así como medidas que aborden una distribución de alimentos más equitativa y la reducción de la pobreza.



Anuncio

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias