Una empresa en Córdoba, España, junto con otras entidades en Andalucía, están bajo investigación por supuestamente exportar aceites de oliva adulterados a Italia para ser vendidos como auténticos. extra virgin aceite de oliva. La Fiscalía Provincial de Córdoba ha presentado un informe de la investigación.

España recibió una solicitud de cooperación judicial internacional de Italia después de que el país llevó a cabo varias investigaciones que confirmaron la falsificación de productos derivados del aceite.

Los procedimientos preliminares para una investigación completa del posible delito contra los consumidores fueron iniciados a fines del año pasado por el Ministro de Asuntos Públicos. A raíz del caso actual, el Ministerio Público de Jaén y el presidente del municipio de Villacarrillo remitieron un informe que permitía la continuación de los procedimientos preliminares para investigar a tres empresas cooperativas sospechosas de vender aceites adulterados.

Los aceites adulterados fueron vendidos en Italia por varios operadores después de ser procesados ​​a través de un proceso de desacidificación y desodorización que permitió que los productos se presentaran como extra virgin aceite de oliva o lampante El aceite de oliva a exportar, según un documento obtenido por Europa Press.

El crimen pudo haber estado ocurriendo durante años desde que las autoridades en Italia afirmaron haber detectado un caso similar en 2013 y también solicitaron la cooperación judicial para investigar otras tres empresas en las provincias de Tarragona, Sevilla y Córdoba.

La investigación encontró que el aceite de oliva proporcionado por los proveedores españoles a al menos nueve clientes, almacenados en camiones cisterna, llegó a Salerno disfrazado de extra virgin aceite de oliva. Los aceites se presentaron para inspección analítica y seis de los productos analizados resultaron tener irregularidades con respecto a los requisitos organolépticos.

En otras cinco ocasiones, se sospechó que se habían producido tratamientos técnicos que no estaban permitidos en el mercado, como el proceso de desodorización, cuando las pruebas analizadas indicaban factores anómalos.

Según una investigación anterior, se dedujo que las empresas españolas de Córdoba y Almería estaban probablemente conectadas.

Ambas empresas de Córdoba y Almería que participaron en el engaño son una y la misma a los ojos de las autoridades italianas. Están convencidos de que el proveedor español pretendía dispersar los efectos de la inspección que se analizaron por primera vez en los diversos envíos.



Más artículos sobre: , , ,