`El cambio climático desafía al sector del aceite de oliva en Cataluña - Olive Oil Times

Desafíos climáticos cambiantes del sector del aceite de oliva en Cataluña

Mayo. 16, 2012
Julie mayordomo

Noticias recientes

La escasez de agua por el cambio climático podría convertir a algunas partes en uno de los mejores de Cataluña olive oil proregiones productoras - la DOP de Siurana - inviable dentro de 20 años, según los investigadores aquí.

El aumento de las temperaturas augura un buen augurio para el desarrollo óptimo del fruto del olivo, pero la reducción de las precipitaciones y el aumento de las demandas de riego en la cuenca del río Siurana harán que la producción sea mucho más costosa y complicada, dicen.

En el reciente informe del proyecto ACCUA (Adaptaciones del uso del agua al cambio climático), los científicos dicen que, en base a su análisis de los últimos 40 años, "Las variables que más influyen en la producción de aceite de oliva son las temperaturas máximas en primavera y las precipitaciones de primavera y verano ".

Continúan representando un Siurana que en 20 años será medio grado más caliente y para fines de siglo 3.6 ° C más. Para el 2100, las ya escasas precipitaciones habrán disminuido en aproximadamente una cuarta parte y las necesidades de riego se dispararon un 95 por ciento a aproximadamente 2500 m³ / ha / año.

Extendida a lo largo de una franja en la provincia de Tarragona, perpendicular al Mediterráneo, la DOP Siurana (equivalente a la Denominación de Origen Protegida) certifica una media de 4000 toneladas métricas anuales de aceite arbequina. Dejando a un lado las excepciones como la reciente sequía, su producción generalmente ha aumentado junto con el mercurio y un mayor acceso al riego suplementario de una nueva presa. Pero con la disminución de las lluvias, este suministro de agua será severamente limitado. Satisfacer la mayor demanda de agua será una lucha, advierte el informe.

Y predice que la temporada de crecimiento comenzará dos semanas antes para 2100, lo que a su vez tendrá un impacto en la calidad de la fruta y las necesidades de agua. El concepto de "grados día ”se utiliza para evaluar este cambio en el ciclo de vida del olivo y se espera que su total anual aumente en más de un tercio para 2100.

Si bien cambios similares afectarán a la industria vitivinícola de la región, el impacto allí será más benigno. De uvas y aceitunas es lo último lo que "cultivo más vulnerable ".

"Es difícil proponer medidas agrícolas que puedan garantizar el nivel y la estabilidad de la producción ”, dicen los autores de ACCUA. "Los cambios agronómicos parecen una opción lógica para mantener el sustento de estos olivareros ”.

Entonces, ¿qué podrían aprender otras regiones productoras de todo esto? Olive Oil Times habló con el investigador principal, el Dr. Robert Savé Montserrat, Coordinador de I + D del Programa de Horticultura Ambiental en el instituto de investigación IRTA.

OOT: A menudo se dice que los olivos son muy resistentes a la sequía, pero su investigación dice que se encuentran entre los cultivos más vulnerables. ¿Por qué es esto?

Dr. Montserrat: Los olivos, como muchas especies mediterráneas, son muy resistentes a la sequía, pero es necesario ponerlo en contexto, es decir, el de la agricultura en el siglo XXI, donde, además de la producción (kg), esperamos calidad, fiabilidad, y bajos insumos para aumentar la eficiencia. En otras palabras, lograr el máximo con el mínimo: alta eficiencia.


Una planta puede resistir una sequía dejando caer hojas, sin florecer, abortando frutos, desprendiendo ramas, etc., pero eso es lo contrario de lo que se desea para un cultivo.

Si lo que se quiere es alta producción, alta calidad y estabilidad, para permitir la marca y las denominaciones de origen, ventas basadas en una calidad constante, entonces los olivos necesitan agua.

El aceite de oliva se consume por muchas razones además de las tradicionales, como por sus propiedades beneficiosas derivadas del metabolismo secundario. Este último depende de muchos factores y entre ellos está el estrés (por calor y por agua). Por lo tanto, algunas personas dicen que los árboles de secano producen mejor aceite de oliva, y algunos dicen lo contrario. Lo leo y lo tengo en cuenta, no es mi área de especialización.

Al hablar hace unos años sobre el impacto del cambio climático, el director de Bodegas Torres, Miguel Ángel Torres, dijo que el cambio climático había llevado a su empresa vinícola a comprar terrenos más al norte de Cataluña, cerca de los Pirineos. ¿Crees que partes del sector oleícola catalán acabarán haciendo lo mismo?

Personalmente, no consideraría los Pirineos, porque las heladas serían una limitación demasiado para estas especies, y también lo sería la (difícil) gestión de la tierra y el cultivo. Junto con los costos de transporte, la huella de carbono sería muy alta si estos productos se fabricaran en esta zona montañosa.

Puede ir más allá del alcance de este proyecto de investigación, pero ¿cuál sería una alternativa más adecuada a las aceitunas en las zonas más afectadas del Siurana?

Anuncio

Sí, está fuera del alcance de ACCUA y yo solo soy un ecofisiólogo observando el campo, sin embargo, habría una alternativa y no necesariamente implicaría un cambio de especies sino quizás de variedades y / o prácticas agrícolas, por ejemplo. densidad de plantación y poda de verano. Esto probablemente reduciría la producción pero mantendría la calidad y la actividad.

¿Qué podrían aprender otros países productores de esta investigación?

El informe ACCUA podría ser útil para personas de otros países mediterráneos también potencialmente afectados por el cambio climático. Lo digo porque además de indicar la necesidad de agua, los resultados muestran cambios importantes en la fenología de esta especie (necesidades de horas de frío, cambios en la brotación y floración, cambios en el metabolismo del fruto del olivo, etc.) con aumento de temperatura.

El proyecto ACCUA

ACCUA se creó en 2008 para evaluar la vulnerabilidad de Cataluña a los efectos clave del cambio climático global en la disponibilidad de agua, y para determinar la mejor manera de minimizar sus consecuencias negativas.

La investigación fue coordinada por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf) y otros participantes fueron IRTA, ETC-LUSI y UPC. Fue financiado por el Proyecto Social CatalunyaCaixa.



Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias