Ver el olivo como un ser vivo

Cuidado con los errores en las estrategias de cultivo cuando el olivo se trata como una máquina.
Agosto 10, 2020
Rafael Navarro y Susan Hoover

Noticias recientes

Las metáforas que usamos para describir nuestro mundo influyen fuertemente en cómo nos relacionamos con él. Lo mismo ocurre con la forma en que pensamos en nuestros olivos.

Especialmente después del inicio de la revolución industrial, se pensó en el olivo como una máquina productora de aceitunas, por lo que cuantos más recursos le pusiéramos, más produciría.

Pero este enfoque conduce a una serie de problemas porque la genética profunda del árbol siempre tiene la última palabra

El olivo no es una máquina estática, es un ente vivo que ha evolucionado durante miles de años en el clima mediterráneo donde existen variaciones extremas en las condiciones del día a día y de año a año.

Esta variabilidad se traduce en una disponibilidad variable de agua y nutrientes, y el olivo ha desarrollado medios fisiológicos para hacer frente a estas condiciones cambiantes. Hay fuertes respuestas día a día en la fisiología del olivo, que recuerdan cómo reacciona un cerebro a través de sentimientos como el miedo, la fatiga o la motivación.

Al considerar el árbol en el sentido no tan metafórico de estas sensaciones, se vuelven claras las mejores prácticas de cultivo y podemos mejorar la salud de nuestro árbol, la calidad del aceite que produce y allanar el camino hacia una producción anual más estable.

Grandes cosechas y miedo a los árboles

Desde una visión mecanicista del olivo, el objetivo es siempre una cosecha abundante. Sin embargo, para un olivo, una cosecha abundante significa que tendrá que gastar una gran cantidad de energía en sus frutos: las aceitunas son ricas en "sustancias fisiológicas caras ”(aceite) y nutrientes minerales. Entonces, en un clima severo, un gran gasto de energía puede ser peligroso, incluso hasta el punto de poner en riesgo la supervivencia del árbol.

Si el olivo detecta poca disponibilidad de agua y nutrientes, como estrategia de autodefensa afectará gravemente la cantidad de frutos que produce. ¿Podríamos llamar a esto miedo?

Una onza de prevención vale una libra de riego

Según un concepto mecanicista de la producción del olivo, los olivos deben regarse principalmente en verano, después de la cuajada del fruto porque se piensa que el olivo necesitará más agua debido a las altas temperaturas y el suelo más seco. Esto es un error y muestra que no hemos comprendido el proceso fisiológico del sistema reproductivo del árbol.

Después de desplegar nutrientes y energía a los frutos cuajados en primavera, el olivo necesita un período de descanso en verano. Si el árbol se riega excesivamente en verano, este período de descanso no lo registra el árbol y "piensa ”tiene que saltar a la etapa de producción demasiado pronto y no ha tenido tiempo de recuperar un nivel adecuado de nutrientes. Por lo tanto, dado que observa una falta de nutrientes, tendrá miedo de producir en exceso y se arriesgará a los peligros del agotamiento de los nutrientes. Entonces, la cosecha que regresa se ve afectada negativamente. 

Por el contrario, cuando consideramos el árbol desde una perspectiva biológica, y entendemos su naturaleza fisiológica, tomamos en cuenta los ciclos y fases del árbol, y queda claro que hay un momento óptimo para sostener al árbol con agua y nutrientes.

El momento clave de este ciclo es al final de la primavera (especialmente si ha sido una primavera seca) porque es el momento en el que el árbol tiene que decidir cuántos frutos quiere cuajar. De modo que regar justo antes de que se produzcan los frutos es la estrategia que influirá más positivamente en la producción. Y este momento clave a menudo se pierde. El propósito fundamental de esto es evitar que el árbol sienta miedo al futuro para que produzca un número adecuado de frutos que, por supuesto, se traduzca en una buena cosecha. 

Fatiga, poda y fertilización

En el año posterior a una cosecha abundante (el año fuera), es probable que la reserva de nutrientes de un árbol sea baja porque los nutrientes pasaron a los frutos. Los cogollos toman nota del estado nutricional de finales del invierno y si los niveles de nutrientes son bajos, los cogollos se convertirán en hojas, no en frutos, y la cosecha de retorno será baja o incluso nula. ¿Podríamos llamar a esto fatiga?

Desde un punto de vista mecanicista, donde el objetivo es siempre alcanzar el nivel de producción más alto posible, el olivo no debe podarse mucho antes de un año en la opinión errónea de garantizar una buena cosecha. Asimismo, es común fertilizar en exceso antes de que el árbol produzca la fruta, lo que hará que el árbol produzca más frutos de los que razonablemente puede manejar. Estas prácticas, en última instancia, exacerban la fatiga que experimentará un árbol. 

producción de opinión viendo el olivo como un ser vivo

Por otro lado, las prácticas agronómicas que tienen en cuenta los sistemas biológicos del árbol ven que una fuerte poda anual, y una fertilización mínima a finales de primavera y principios de verano (cuando el olivo está a punto de dar el fruto), acompañadas de una alta fertilización a finales de el verano y el otoño (cuando las aceitunas aumentan de peso) ayudan al árbol a llegar a la primavera siguiente en muy buenas condiciones para desarrollar una nueva cosecha.

A veces es mejor disminuir la capacidad de cultivo a corto plazo para obtener una cosecha óptima a largo plazo. En otras palabras, en lugar de tener una cosecha abundante seguida de una mala cosecha, es mejor tener una cosecha media consistente de un año a otro que, en última instancia, produce una mayor producción general.

Motivación del olivo 

En un año fuera (un año de poca cosecha), el olivo tiene una demanda de fruta muy baja de nutrientes y energía, por lo que es capaz de desarrollar brotes largos y acumular buenos niveles de nutrientes y hormonas. Estas hormonas inducen a la mayoría de las yemas del árbol a convertirse en flores (en lugar de hojas) y, respaldadas por la sólida reserva nutricional, muchas de estas flores darán frutos el próximo año (el año en curso). ¿Podríamos llamar a esto motivación?

El deseo de reproducirse

El olivo, como todo ser vivo, quiere reproducirse. Para un olivo, reproducción significa producir aceitunas, y aceitunas significa cultivo. El manejo del olivo debe ir en la dirección de tener un árbol no estresado (no fatigado, no asustado) en lugar de sobreabastecer recursos adicionales. Un olivo no estresado, es decir, feliz, puede producir cosechas anuales bastante estables. 

Al comprender la fisiología profunda y la genética del árbol, los productores pueden ajustar sus estrategias de manejo anuales e intra-anuales. En última instancia, esto mejorará la homogeneidad de los cultivos entre años, reducirá los costos de fertilizantes e irrigación, creará árboles más sanos, aumentará la resistencia a enfermedades y plagas, producirá aceite de mayor calidad, niveles más altos de fenoles y, en última instancia, aumentará los ingresos.

Rafael Navarro es consultor en gestión de olivares de Selección de Olivares de Sierra. Susan Hoover es la gerente de La lluvia en españa.


Anuncio

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias