Científicos mapean el riesgo de exposición a Xylella

El estudio mostró que el sur de España y otros lugares templados entre los grados de latitud 40 y 50 tienen el mayor riesgo de propagación de la Xylella fastidiosa.

Una hoja infectada con Xylella fastidiosa.
Abril 3, 2019
Por Rosa Gonzalez-Lamas
Una hoja infectada con Xylella fastidiosa.

Noticias recientes

Un nuevo estudio de la Universidad de Málaga ha revelado un amplio potencial bioclimático para la expansión de Xylella fastidiosa.

El estudio, realizado por el departamento de geografía de la universidad, advirtió que aumentaron las áreas de España y es probable que otros países con climas templados estén más expuestos a este riesgo de expansión.

El éxito en la gestión de (riesgos biológicos) depende de nuestra capacidad para predecir los rangos geográficos potenciales de los organismos invasores e identificar los factores que promueven su propagación.

La investigación realizada por la universidad ha llevado al desarrollo del primer modelo multiescala y multifactorial que evalúa el potencial alcance regional y global de la bacteria, que es muy dañina para los olivos.

El estudio también identificó las regiones con mayor riesgo de exposición a la bacteria, que incluyen el sur de Brasil y Estados Unidos, Centroamérica y el sur de Europa.

Ver también: Noticias de Xylella fastidiosa

Según los modelos, Australia y el sur de África son dos zonas a las que también puede llegar Xylella. Las zonas más allá de latitudes de 40 a 50 grados parecían tener un riesgo menor.

¿Tienes unos minutos?
Prueba el crucigrama de esta semana.

La rápida propagación de Xylella y los graves daños que ha causado a Olivares italianos está causando preocupación entre los productores de todo el mundo del aceite de oliva. A muchos les preocupa que la propagación continua de la enfermedad tenga un impacto potencialmente catastrófico en las industrias de la aceituna y el aceite de oliva a nivel mundial.

En España, en particular, el estudio mostró que la Península Ibérica tiene un riesgo particularmente alto para la entrada y propagación de Xylella, que ya está muy extendida en el Islas Baleares. Los modelos identificaron la costa mediterránea y el suroeste de España, con altas temperaturas y mucha lluvia en invierno, como las zonas de mayor riesgo.

El estudio también mostró numerosas similitudes de las partes de España con mayor riesgo de contraer y propagar Xylella. Estos incluyeron la proximidad de cada lugar a las zonas costeras donde la agricultura está muy presente, sus densidades de población intermedias, que están bien conectadas.

Las zonas de menor riesgo se ubicaron en el interior de la península y tuvieron una densidad poblacional intermedia.

El mapa es el primero en su tipo debido a la incorporación de modelos de nicho ecológico, que analizó la relación entre los registros de casos actuales de Xylella y los datos bioclimáticos que evaluaron 19 variables relacionadas con la temperatura y la precipitación.

Antes de esta investigación, los modelos de distribución global de Xylella fastidiosa se habían desarrollado en base a la extrapolación de datos regionales muy específicos.

Oliver Gutiérrez Hernández, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad de Málaga y Luis García, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas de España, argumentaron en el estudio que para examinar adecuadamente el alcance de la propagación de Xylella, se habían utilizado más datos de los que se utilizaron en estudios anteriores. a tener en cuenta.

"En el Antropoceno, la geografía juega un papel crucial en la gestión de los riesgos biológicos ”, escribió la pareja. "El éxito en el manejo de los mismos depende, en gran medida, de nuestra capacidad para predecir los rangos geográficos potenciales de los organismos invasores e identificar los factores que promueven su propagación ”.

Sin embargo, Gutiérrez Hernández y García también reconocieron que el estudio y modelo que han construido tienen varios límites, entre ellos que los datos solo se han tomado de áreas donde se sabe que Xylella está presente. Esto significa que se han omitido los datos de áreas donde la enfermedad también puede ser viable pero que aún no se ha detectado.

La imprevisibilidad de la interacción humana con la enfermedad tampoco puede explicarse por completo en los modelos.

"Los modelos de nicho ecológico basados ​​en datos bioclimáticos subestiman la distribución potencial cuando el ser humano interviene como vector de la especie ”, escribieron Gutiérrez Hernández y García.





Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias