Uruguay anticipa mala cosecha en medio de una pandemia

Los productores de aceite de oliva uruguayos esperan una disminución de la producción del 60 por ciento en 2020, después de una cosecha récord en 2019. El costo del coronavirus en el turismo, las exportaciones y los costos de producción está afectando su rentabilidad.

Abril 17, 2020
Por Jorge Enrique Pereira Benitez

Noticias recientes

Después de cosecha récord en 2019, en el que Uruguay produjo casi 2,800 toneladas de aceite de oliva, se espera una cosecha significativamente menor en 2020.

Los efectos climáticos, incluidas las bajas temperaturas y las heladas en el momento de la floración, así como la escasez de agua en el verano durante el llenado de la fruta, se combinaron con muchos productores que entraron en un año fuera para reducir significativamente el rendimiento esperado.

Las expectativas más optimistas de los productores y analistas sitúan la producción total de este año en no más de 700 toneladas.

Ver también: Actualizaciones de cosecha 2020

Junto con el resto de productores del hemisferio sur, los uruguayos también han tenido que acometer su recolección de aceitunas durante la pandemia de coronavirus.

Si bien el pequeño país sudamericano hasta ahora ha evitado los grandes brotes que están sufriendo en muchos otros países del mundo, el gobierno aún ha implementado una cuarentena semi-forzada que está impactando a los productores y su rentabilidad.

Aproximadamente el 75 por ciento del cultivo de olivos uruguayos (alrededor de 25,000 acres) se concentra entre una docena de productores diferentes. El resto de la producción del país es principalmente operaciones a pequeña escala, con un tamaño de entre 25 y 60 acres.

Dependiendo de su tamaño y ubicación, la pandemia de Covid-19 ha afectado la forma en que las diferentes operaciones están realizando la cosecha y haciendo planes para el futuro.

Gonzalo Aguirre es director y copropietario de Olivares de Santa Laura, un productor mediano ubicado en el noreste del país, cerca de la frontera con Brasil. Aguirre cultiva aceitunas en aproximadamente 250 acres de tierra y se ha convertido en uno de los productores más exitosos del país, vendiendo sus aceites tanto en Uruguay como exportándolos al exterior.

En su caso, la situación excepcional no ha afectado el funcionamiento de su empresa, principalmente debido al bajo volumen de producción que tuvo lugar en 2020 en comparación con el año anterior.

La cosecha de aceitunas y la producción de aceite fue realizada por sus empleados permanentes y miembros de su familia. Aguirre tomó las medidas de precaución recomendadas por las autoridades federales de salud y laborales, incluido el distanciamiento social de 10 metros (32.8 pies) entre los trabajadores y el uso de equipo de protección personal para las manos y la cara.

La cantidad mínima de mano de obra se utilizó en la almazara. Aguirre dijo que el personal se adaptó positivamente a las nuevas condiciones de trabajo y que no tuvo ningún accidente laboral.

La cosecha de aceitunas comenzó en marzo, poco después de que se confirmaran los primeros casos de coronavirus en Uruguay.

Luis Repetto es un pequeño olivarero y director de Olivar del Bhúo. En una finca de 27 acres en la provincia de Canelones, a pocos kilómetros de la ciudad capital, Repetto destina la mitad de su tierra al cultivo de tres variedades de aceitunas y tiene su propio molino de aceite.

Olivar del Bhúo ha adoptado protocolos sanitarios más estrictos que la mayoría de productores. Además de seguir las medidas de distanciamiento social recomendadas y utilizar equipo de protección personal, el pequeño productor también desinfecta periódicamente el equipo de cosecha y molienda.

A pesar de haber tomado todas estas medidas, Repetto dijo que le hubiera gustado que el gobierno federal y Asolur, la Asociación Uruguaya de Aceites de Oliva, enviaran guías específicas para los productores.

Como resultado de la pandemia, Repetto no contrató trabajadores adicionales para la cosecha y supervisó personalmente y participó en todas las tareas de la cosecha.

En su opinión, era muy importante crear conciencia entre los trabajadores que participaron en la cosecha, ya que muchos provienen de áreas rurales y pueden no entender la ciencia detrás de cómo se propaga el virus.

A pesar de los contratiempos, Repetto logró completar sus actividades de recolección y procesamiento en pocos días.

En general, produjo un 50 por ciento menos de aceite de oliva este año que en 2019. Sin embargo, su asesor agronómico dijo que Repetto obtuvo uno de los rendimientos de mayor calidad que ha visto hasta ahora este año.

Si bien algunos productores se han visto mínimamente afectados por las interrupciones causadas por Covid-19, otros han tenido más dificultades para administrar la logística de sus operaciones.

Sergio Gómez es propietario y director de Onoser (Olivo Noble), uno de los mayores operadores logísticos del país. Con su flota de maquinaria de recolección, Gómez atiende a cerca de 30 productores diferentes en las regiones central y oriental del país.

Su principal dificultad ha sido la transferencia de personal entre los diferentes sitios donde prestaba sus servicios. Para esto, tenía que proporcionar a cada miembro de su equipo su propio vehículo.

Aunque Gómez solo ayuda en la cosecha mecánica y el transporte de la fruta al molino, seguir las pautas necesarias para el distanciamiento social ha disminuido la productividad de su equipo.

Sin embargo, la gran caída de la producción en todo el país este año ha hecho que no se retrase. Gómez espera terminar la cosecha en abril, antes de que bajen las temperaturas y llegue la lluvia.

Mientras tanto, la principal agroindustria olivarera de Uruguay, Agroland SA, que representa el 60 por ciento de los olivares del país, comenzó a cosechar unos días después de que se detectara por primera vez el coronavirus, el 13 de marzo.

La empresa todavía está recolectando y exprimiendo sus aceitunas, pero esperan tener un rendimiento significativamente menor que en años anteriores.

Esta empresa, que cuenta con una infraestructura técnica y laboral altamente desarrollada, cuenta con tres plantaciones en el oriente del país y es un importante atractivo turístico junto con las bodegas vecinas.

La semana previa al Domingo de Resurrección (conocida como Semana del Turismo) es uno de los momentos más populares para viajar a Uruguay. Sin embargo, este año, ningún turista acudió en masa a la costa este del país como resultado de la prohibición del gobierno de abrir atracciones turísticas.

Si bien esto dará lugar a una disminución significativa de los ingresos de la empresa, se espera que se simplifiquen las labores de recolección y producción de aceite de la finca, ya que no habrá público en las arboledas y molinos.

La mayoría de los productores en Uruguay esperan totales de producción mucho más bajos en 2020 que en 2019. Algunos no producirán aceite de oliva en absoluto.

Desde el punto de vista comercial, las perspectivas de futuro son difíciles en Uruguay. Las ventas están prácticamente paralizadas por la inactividad del sector turístico, que es una de las principales fuentes de ingresos de los productores uruguayos.

Asimismo, la gran producción de 2019 ha llevado a un volumen cercano a las 600 toneladas de excedentes de aceite, algunos de los cuales ayudarán a alimentar la demanda interna pero el resto se suele exportar al vecino Brasil.

Del mundo tercer mayor importador de aceite de oliva actualmente está siendo paralizado por una tasa de infección por Covid-19 que aumenta rápidamente y, como resultado, el comercio de aceite de oliva en el país se ha paralizado, sin un cronograma claro sobre cuándo se reiniciará.

Un número significativo de productores tuvo una cosecha muy pequeña o inexistente este año. Tendrán que afrontar costes de mantenimiento, obligaciones laborales y fiscales casi sin ingresos en 2020.

Después de un año de baja producción, la temporada siguiente generalmente experimenta un repunte significativo, lo que puede brindar un salvavidas a los productores que tuvieron dificultades en 2020.

Los trabajos para la cosecha 2021 comenzarán en julio, a principios de invierno, con poda y fertilización. Estos requerirán un esfuerzo económico considerable y no hay certeza de que todos los productores puedan realizar estas tareas de manera eficiente para cosechar los beneficios de una cosecha rebotante en 2021.


Anuncio

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias