En Hacienda Guzmán, promoviendo la cultura del olivo al celebrar su diversidad

Juan Ramón Guillén comenzó a traer de sus viajes árboles jóvenes de diferentes variedades de olivos. Ahora, su 'Olivotheque' está entre las colecciones más grandes de cultivares de olivo en el mundo.

Ana sanchez
Septiembre 28, 2017
Por Pablo Esparza
Ana sanchez

Noticias recientes

Caminando por las líneas de olivos de la Olivotheque en el Hacienda Guzmán, uno puede viajar por el mundo del aceite de oliva sin moverse de esta finca en Sevilla.

Esta especie de jardín botánico con 150 variedades de olivos de 13 países es un mapa mundial de la diversidad de la Olea Europea.

Hace unos 30 años, Juan Ramón Guillén, productor y empresario de aceite de oliva desde hace mucho tiempo, comenzó a traer plantones de diferentes variedades de olivos de sus viajes

Ahora, su colección se encuentra entre las mayores colecciones de cultivares de olivos del mundo.

Es uno de los principales proyectos del Fundación Juan Ramón, una organización destinada a promover la cultura del aceite de oliva: lo que nació de la pasión y el placer dio un nuevo giro científico y educativo.






Nos encontramos con Ana Sánchez, coordinadora general de la fundación, en la entrada de Haciencia Guzmán.

"Este es un museo vivo de olivos. Nuestro objetivo es estudiar y analizar las propiedades de cada cultivar. Cada cosecha, cada año, analizamos el rendimiento y las propiedades de cada variedad: su nivel de polifenoles, su nivel de antioxidantes… ”dijo. Olive Oil Times.

Esta finca del siglo XVI a tan solo 15 km de Sevilla fue administrada por Hernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, y jugó un papel relevante en las primeras exportaciones de aceite de oliva a América.

Sigue siendo un lugar dedicado al aceite de oliva: desde el molino recién restaurado hasta las modernas instalaciones donde se produce el aceite de oliva virgen extra Hacienda Guzmán (proyecto comercial que corre paralelo a la fundación).

La Olivotheque, un arboreto de olivos en forma de huerto, se encuentra frente a la mansión blanca y roja de estilo andaluz.

Un visitante puede observar las diferentes formas y colores de las hojas y comparar los racimos de pequeñas Arbequinas de Cataluña con las aceitunas italianas Uovo di Pichone del tamaño de un huevo, la Cobrancosa portuguesa, el Chami sirio o el Kan Celebi turco.

Algunos de estos cultivares, como el griego Koroneikis o el Nabali de Israel, son exaltados por su aceite en sus países de origen.

Otras, como las grandes aceitunas Gordal, son principalmente aceitunas de mesa con muy poco interés en aceite. Algunas son simplemente ornamentales, como la Zarza, variedad cuyos frutos en forma de cerebro parecen sufrir algún tipo de malformación.


"Esto es lo que nos interesa: ver cómo reacciona cada cultivar a este suelo, a esta región, a este clima. Porque nos puede sorprender y puede que haya una variedad de otro país que aquí funciona muy bien ”, apuntó Sánchez.

Las aceitunas en la Olivotheque se seleccionan a mano y se llevan al molino con el resto de la producción de la finca.

De ellos se produce una pequeña cantidad de aceite para fines de investigación, pero no está a la venta. Estos árboles son piezas de un "museo "- también son tratados de manera diferente a los del resto de la finca.

"No están recortados. El objetivo es que este sea un jardín botánico y ver cómo reaccionan ”, explicó Sánchez.

El Catálogo Mundial de variedades de aceitunas, publicado por el Consejo Internacional del Olivo, una organización intergubernamental de la mayoría de los países productores de aceite de oliva, presenta 139 variedades de aceitunas. Más allá de esos "básicos ”, sin embargo, hay cientos más.

Reunirlos a todos en un solo lugar parece una misión ambiciosa.

Solo en España hay más de 250 cultivares, aunque solo 20 de ellos están ampliamente distribuidos y más del 60 por ciento de la producción de aceite de oliva del país proviene de solo unos pocos: Picual, Arbequina, Cornicabra, Hojiblanca, Empeltre, Picudo.

"Nuestra investigación comenzó en 2011 y 2012, por lo que estamos comenzando a ver los resultados ahora ”, dijo Sánchez.

"Hemos obtenido buenos resultados especialmente con la variedad Lechín, que es un cultivar que no cultivamos en la finca, pero vemos que tiene propiedades muy positivas. También la Arbosana, que es una variedad que tiene un sabor muy agradable y da un aceite muy perfumado. Y el Frantoio también. Es una variedad italiana que está respondiendo muy bien a esta tierra ”, agregó.

Educar al público y difundir la riqueza de la cultura del aceite de oliva es también uno de los objetivos de la fundación y la Olivotheque.

Los escolares vienen aquí para aprender sobre esta diversidad y cómo se produce el aceite de oliva, así como sobre su beneficios para su salud.

"Comienzan con una pequeña cata donde comparan por ejemplo el aceite arbequina con el aceite picual, que son muy diferentes. Luego eligen cuál les gusta más y toman un desayuno saludable. Aquí en España tenemos la costumbre de consumir aceite de oliva, pero muchas veces no somos conscientes de sus beneficios ”, remarcó Sánchez.

Más allá de la Olivotheque y sus proyectos educativos, la Fundación Juan Ramón Guillén está promoviendo La oferta andaluza para registrar su paisaje de olivos como un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Este es un proyecto a largo plazo que comenzó en 2012 y, si tiene éxito, puede llegar a su fin en el verano de 2020.

"Esto es algo intangible. Abarca cinco provincias del sur de España: Córdoba, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla ”, explica Sánchez.

"Estamos hablando de los olivares aquí, pero también de las profesiones que están vinculadas a ellos, tradiciones, construcción, arquitectura, gastronomía… todo lo que rodea al sector. Entonces, al final, terminaría siendo una forma de asegurar que estas tradiciones no se pierdan. Que este valor no se pierda ”.

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias