Salud

Nuevos estudios relacionan la salud del corazón con una menor probabilidad de desarrollar demencia

Los adultos mayores que cuidan su corazón tienen menos probabilidades de desarrollar demencia que las personas que descuidan su salud cardiovascular.

Septiembre 4, 2018
Por Julie Al-Zoubi

Noticias recientes

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Burdeos junto con otros centros de investigación en Francia sugiere que los adultos mayores que cuidan su corazón tienen menos probabilidades de desarrollar demencia que las personas que descuidan su salud cardiovascular.

Incluso cuando las personas no alcanzaron objetivos óptimos para la salud cardiovascular, aún podrían beneficiarse del intento.- Cecilia Samieri, La Universidad de Burdeos

El estudio se centró en siete recomendaciones de la American Heart Association (AHA) para lograr un óptimo salud cardiovascular. Las recomendaciones de la AHA fueron: no fumar; haciendo ejercicio regularmente; comer una dieta rica en pescado, frutas y verduras; manteniendo un peso saludable; y el manejo de los niveles de presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol dentro de rangos saludables.

Las estudio siguió durante un promedio de ocho años y medio 6,626 personas de 65 años o más que no tenían demencia al comienzo de la investigación. Durante el período, alrededor del 11 por ciento de los participantes (745 personas) desarrollaron demencia.

Los investigadores descubrieron que con cada recomendación adicional de salud cardíaca que los participantes cumplían, tenían un 10 por ciento menos de probabilidades de desarrollar demencia. Se encontró que cada recomendación que los participantes lograron condujo a puntajes correspondientemente mejores en las pruebas cognitivas.

El flujo sanguíneo adecuado es esencial para la buena salud del corazón y el cerebro, pero con el tiempo los vasos sanguíneos pueden estrecharse y endurecerse, lo que resulta en un daño conocido como aterosclerosis que puede aumentar el riesgo de accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y deterioro cognitivo.

Anuncio

La aterosclerosis puede mantenerse a raya manteniendo un estilo de vida saludable y manteniendo los niveles de presión arterial, azúcar en la sangre y colesterol dentro de rangos seguros. La presión arterial alta, los niveles elevados de colesterol y el exceso de azúcar en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos y provocar complicaciones que reducen el flujo de sangre al cerebro.

El estudio fue dirigido por Cecilia Samieri, de la Universidad de Burdeos, quien dijo a Reuters: "Incluso cuando las personas no alcanzaron objetivos óptimos para la salud cardiovascular, aún podrían beneficiarse del intento. Desde una perspectiva pragmática y de salud pública, promover el cambio en la salud cardiovascular de los niveles pobres a intermedios puede ser más factible y tener un mayor efecto a nivel de población que el cambio más desafiante de los niveles pobres a los óptimos ".

El estudio no pudo documentar que los cambios en el estilo de vida afectan directamente la salud cardiovascular o reducen el riesgo general de demencia y deterioro cognitivo. La salud cardiovascular de los participantes solo se midió al comienzo del estudio y podría haber cambiado con el tiempo, afectando su salud cerebral.

Anuncio

Un estudio separado publicado En JAMA, que examinó los mismos factores sobre la salud cardiovascular, descubrió que los adultos más jóvenes con una salud cardíaca óptima experimentaron menos cambios en el cerebro relacionados con problemas cognitivos en la edad adulta.

El autor principal, Paul Leeson, de la Universidad de Oxford del Reino Unido, dijo a Reuters que habían centrado el estudio en los jóvenes, "porque pensamos que estos cambios en los vasos sanguíneos pueden ocurrir antes de que se haya producido un daño significativo en el cerebro".

Anuncio

Leeson agregó: "Pudimos demostrar que existen diferencias en los vasos sanguíneos relacionadas con los niveles de diferentes factores de riesgo y que estas diferencias son evidentes en la edad adulta".

Ese estudio examinó a los participantes de 125 con una edad promedio de 25. Por cada recomendación adicional que siguieron para una salud cardíaca óptima, se encontró que los sujetos tenían vasos sanguíneos más saludables y una mayor densidad de vasos sanguíneos en el cerebro.

Cincuenta y dos de los participantes midieron el flujo sanguíneo en su cerebro y se descubrió que con cada recomendación óptima adicional de salud cardíaca lograda, la sangre que bombeaba a través del cerebro aumentaba significativamente.

Consumo de aceite de oliva. Durante mucho tiempo se ha asociado con la mejora de la salud del corazón. Un estudio de 2014 confirmó que los compuestos fenólicos que se encuentran en los alimentos de origen vegetal, incluido el aceite de oliva, son beneficiosos para la salud cardiovascular y reducen el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Un estudio más reciente realizado en 2016 confirmó que el Dieta Mediterránea Rico en aceite de oliva fue eficaz para mejorar la función cerebral, ralentizar el deterioro cognitivo y reducir el riesgo de Alzheimer.