Entender la ingesta de grasa como un contribuyente a la piel sana

Si se encuentra con condiciones implacables de la piel, como el acné, la irritación y la picazón, puede hacer más que simplemente buscar tratamientos tópicos.

Jun. 11, 2018
Por Laura Peill

Noticias recientes

Una piel sana, libre de imperfecciones y que exhibe regularmente una tez vibrante, es más que la aplicación externa de productos tópicos. 

De hecho, la salud del órgano más grande de su cuerpo comienza en el interior y está influenciada por varios factores, incluida la ingesta de grasas saludables, la salud intestinal y el estado de la microbiota, así como su entorno de vida externo. 

Comprender el papel que desempeña cada uno de estos y cómo maximizar su influencia positiva es la clave para una piel sana y radiante.

La composición anatómica de la piel, uniendo sus estructuras accesorias para constituir el sistema tegumentario del cuerpo, es una serie de capas, que actúan como barrera protectora de los elementos internos y órganos del cuerpo. La capa de la dermis de la piel contiene una serie de vasos sanguíneos, vasos linfáticos, folículos pilosos y glándulas sudoríparas, muchos de los cuales actúan como vías de salida o poros desde el interior del cuerpo. Los métodos naturales de desintoxicación del cuerpo envían líquidos y desechos a través de estos poros al ambiente externo para su eliminación.

Mantener los poros y la piel funcionando de manera óptima está influenciado por varios factores, y si no se maximiza la eficacia de cada uno de ellos, se puede producir acné, brotes, piel seca y una tez deficiente en general. 

Uno de los principales factores que influyen en la salud de la piel es la dieta y la nutrición. Muchos estudios han demostrado la intersección entre la salud intestinal y la piel sana, examinando la influencia de los probióticos y prebióticos en la optimización de la salud de la piel a través de la ausencia de afecciones cutáneas. 

La mayor parte del trabajo de los prebióticos y probióticos proviene de su capacidad para modular el sistema inmunológico, por lo que pueden producir péptidos antimicrobianos que combaten los patógenos. Además, la piel misma está formada por millones de microbios. El consumo adecuado de microbios en nuestra dieta es fundamental para reponer la microbiota cutánea y ayudar a asegurar que se mantenga en un equilibrio óptimo.

Sin embargo, el argumento a favor de la dieta va más allá de simplemente consumir alimentos saludables para el intestino y también aborda el papel de las grasas saludables y otros macro y micronutrientes en nuestra dieta y cómo estos afectan la salud de nuestra piel. 

A estudio Al observar la intersección de la dieta y el acné, se encontró apoyo para mejorar la salud de la piel mediante el consumo de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Conocidos como los ácidos grasos esenciales (AGE), debido a la incapacidad del cuerpo para producirlos internamente, estos tienen fuertes propiedades antiinflamatorias, desempeñando un papel clave en la secreción de prostaglandinas deseables dentro del cuerpo. Las prostaglandinas son sustancias similares a las hormonas que pueden dictar las acciones que deben tomar órganos específicos y vías específicas. 

Cuando reduce la inflamación en el cuerpo, mediante la ingesta adecuada de ácidos grasos esenciales, optimiza la salud de la piel al aumentar la cantidad de ácido linoleico en el cuerpo. Este nutriente es un precursor de la extracción de EFA y se ha demostrado que las personas que sufren de acné tienen deficiencia de ácido linolénico, lo que indica que es un componente esencial de la vía del cuerpo para generar células cutáneas normalizadas. Además, otros estudios han demostrado que la intervención con lípidos dietéticos en aquellos que muestran signos de irritación de la piel puede resultar un tratamiento eficaz.

La obtención de ácidos grasos esenciales adecuados a través de la dieta se hace muy accesible a través de cosas como pescado, linaza y aceite de oliva. Rico en Omega 6 y Omega 3, el aceite de oliva es una excelente selección de aceites vegetales para aumentar la ingesta de grasas promotoras de antiinflamatorios, especialmente valiosas dado que para muchas personas, el pescado puede no ser un alimento que elijan comer con regularidad. 

Pero si consume mucho aceite de oliva, trabaja con diligencia para mantener un intestino sano y aún se encuentra enfrentando una piel poco saludable, aquí hay otro factor que puede ser el culpable: su situación de vida. Así es, sus convivientes podrían estar causando su acné. 

A estudio reciente mostró que la ocupación del hogar está asociada con cambios en la microbiota cutánea. 

El primero de su tipo, el estudio investigó la relación entre el entorno microbiano del residente, sus cohabitantes y otros no convivientes, observando cómo estas interacciones o no interacciones físicas humanas podrían afectar la salud de la piel. Demostraron que la ocupación del hogar está correlacionada con ciertos tipos de bacterias y los cambios en la diversidad bacteriana dentro de la piel, y eso puede tener un impacto tanto positivo como negativo en el residente.

Si bien se requieren más investigaciones para especificar cómo garantizar directamente que el efecto de los cohabitantes sea beneficioso y no la causa de los brotes cutáneos, la base de esta investigación que muestra que existe un impacto en la salud de nuestra piel en función de nuestras interacciones humanas diarias es fundamental. Ofrece una gran cantidad de espacio para la expansión y la investigación adicional mientras buscamos comprender cómo obtener y mantener una salud óptima de la piel. 

Ya sea a través de un mayor consumo de grasa, mejores relaciones de convivencia o un esfuerzo más dedicado para maximizar la salud intestinal basada en prebióticos y probióticos, ser consciente de la condición de su piel y los factores ambientales, así como de su perfil dietético diario, es el primer paso en el trabajo para lograr salud óptima de la piel.





Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias