En un elegante hotel, flanqueado por palmeras importadas y situado a un par de cientos de metros del Río de la Plata, alrededor de los huéspedes de 600 se reunieron en el transcurso de una noche de lunes a viernes para degustar y celebrar la fiesta uruguaya. extra virgin aceite de oliva.

La calidad es la única forma en que podemos competir con productores más grandes, como Argentina, pero no podemos competir en volumen.- Paula Ferrera, Asolur.

El sector del aceite de oliva de Uruguay acaba de comenzar su decimoquinta temporada de cosecha y hubo un sentimiento de optimismo entre los productores en la cuarta edición de Sabor Oliva, organizada por la Uruguayan Olive Association (ASOLUR) y Sin Pretensiones, un restaurante local.

Seis de los ocho principales productores asistentes contaron Olive Oil Times que confiaban en tener una cosecha récord el próximo otoño (que es en abril y mayo en el hemisferio sur).

"Sí, soy optimista", dijo Martín Robaina Antía, gerente comercial de Lote8. Olive Oil Times. “La calidad es alta y la producción también debería aumentar. Creo que 2019 será un año muy bueno ".

Lote8 es uno de los mayores productores de Uruguay. La compañía cosecha cinco variedades diferentes de aceitunas de árboles 40,000. Robaina Antía se jacta del éxito de su marca cuando los consumidores se acercan y prueban varios aceites que están en exhibición.

Picholine de Lote8 se llevó a casa un premio de oro en el 2017 NYIOOC World Olive Oil Competition. También han ganado premios en Argentina, California e Italia. En el xnumx NYIOOC, el único ganador uruguayo fue O’33 José Ignacio.

Sin embargo, incluso mientras los productores y consumidores celebraban el aniversario con comidas típicas uruguayas y vinos locales, el evento parecía estar empapando parcialmente las grietas de algunos de los problemas inmediatos del sector.

Solo ocho de los productores comerciales de ASOLUR 30 estuvieron presentes este año. De vuelta en 2016, el evento se centró en los productores de 20. Parte de esta ausencia podría explicarse por la devastadora baja cosecha que Uruguay experimentó este año.

“Este año, fue una cosecha muy pobre. "En todo Uruguay, la mayoría de las plantaciones tuvieron la peor cosecha en años", dijo Ernesto Singer, productor de aceite de oliva en Tupercí. Olive Oil Times.

Un invierno extremadamente caluroso en 2017 significó que muchos árboles no podían quedarse latentes durante el tiempo necesario para producir frutos. Esto, junto con un período de frío tardío, demasiada lluvia durante la primavera y el granizo, significó que casi todos los productores del país tuvieron un año decepcionante.

Cada uno de los seis productores entrevistados por Olive Oil Times en el evento dijeron que habían experimentado pérdidas en cualquier lugar entre 50 y 70 por ciento de sus rendimientos.

La mayoría de los productores dijeron que producían lo suficiente para sobrevivir o combinaban el rendimiento del aceite de este año con el del año pasado.

“Pude producir un poco de aceite este año y todavía tenía un poco de aceite de 2017, que fue un gran año para nosotros. Teníamos unos aceites extraordinarios ", dijo Singer. “Algunos de ellos los mantuvimos en las mejores condiciones posibles e hicimos mezclas con el aceite actual. Así es como planeamos superar este año ".

Las diferencias entre los productores que asistieron y los que no asistieron son bastante grandes, según Sergio Gómez, asesor de producción de Olivonoble Services. Gómez ha ayudado a cosechar aceitunas y producir aceite de oliva en cinco continentes diferentes y dijo: Olive Oil Times que muchos de los productores más nuevos no estaban preparados para la carga financiera que el inicio de un olivar requiere en Uruguay.

"Algunos productores no entienden el alcance de la inversión", dijo. “Los años uno a cinco requieren grandes inversiones con poca recompensa. Después del octavo año, empiezas a obtener ganancias ".

Los cinco productores más grandes de Uruguay actualmente representan el 70 por ciento de los olivos plantados en el país. Los restantes productores comerciales constituyen el porcentaje restante de 30.

"Esa es la realidad del sector", dijo Jorge Pereira, profesor de genética de la Escuela de Agronomía de la Universidad de la República, sumiller y consultor de aceite de oliva. Olive Oil Times. "Uruguay está en un momento muy difícil".

"El momento económico para la agricultura complica la olivicultura", agregó Pereira. "En este momento, las ganancias y las cosechas son bajas".

El costo del combustible y la electricidad, el aumento de los impuestos junto con un presupuesto nacional inflado y la burocracia han hecho que la agricultura sea menos rentable de lo que era hace unos años. En enero, las protestas masivas contra el gobierno estallaron en el campo exigiendo que se hiciera algo. El ministro de Agricultura de Uruguay renunció en consecuencia.

A pesar de esta incertidumbre económica, Gómez, quien ayuda a los productores en cada paso del proceso de producción de aceite de oliva, desde la ubicación correcta hasta la poda de los árboles y la molienda del aceite, ve un gran potencial en Uruguay para ampliar la producción y aumentar la calidad.

"El consumo en Uruguay está creciendo", dijo. "Cuando llegué a 2002, era 250 gramos per cápita y ahora es 320 gramos per cápita".

"Uruguay tiene potencial", agregó. "Cuando todos están en la misma página con la administración, lo único que estará fuera de sus manos es el clima".

El pequeño país sudamericano, que tiene una población de poco menos de cuatro millones, ya tiene casi 25,000 acres de olivos plantados. Se estima que la producción del próximo año será de aproximadamente 1,860 toneladas, en comparación con las tristes toneladas de 558 de este año.

Algunos productores están planeando expandir sus arboledas, pero casi todos se dan cuenta de que su juego final aumentará la calidad.

"Tenemos una pequeña cantidad de producción, pero de muy alta calidad", dijo Paula Ferrera, representante de ASOLUR, Olive Oil Times. "La calidad es la única forma en que podemos competir con productores más grandes, como Argentina, pero no podemos competir en volumen".

Este sentimiento fue repetido varias veces a lo largo de la noche. Hablar con los consumidores y entre ellos acerca de las perspectivas del sector del aceite de oliva uruguayo pareció aliviar algunos de los sentimientos de aprensión con respecto al clima y la mala cosecha de este año.

Jorge Serrano lleva ocho años produciendo aceite de oliva en Uruguay. Este año, su cosecha fue 70 por ciento inferior a la del año pasado, pero logró ganar un premio de oro por lo poco extra virgin El aceite de oliva que tenía en una competencia en Chile.

Él sonrió y resumió la noche de esta manera: “Tienes que tener optimismo en este negocio si quieres continuar. Si todo va bien, el aceite de oliva sale bien ".



Comentarios

Más artículos sobre: , , ,