Tomar tres cucharadas de aceite de oliva virgen al día reduce los problemas cardiovasculares asociados con la diabetes, según un estudio realizado por un grupo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) publicado recientemente en la Journal of Nutritional Biochemistry.

El estudio encontró que tomar pequeñas dosis de hidroxitirosol por lo general disminuye, e incluso puede prevenir, la inflamación vascular o la vasculopatía asociada con la diabetes mellitus. Hydroxytyrosol es un tipo de compuesto fenólico con alta capacidad antioxidante que se encuentra naturalmente en las aceitunas y el aceite de oliva.

Las enfermedades vasculares relacionadas con la diabetes se caracterizan por una disminución de dos sustancias vasodilatadoras: el óxido nítrico y la prostaciclina, lo que favorece el estrechamiento de los vasos sanguíneos y previene la circulación sanguínea normal, lo que lleva al deterioro del tejido orgánico en el cuerpo.

Los investigadores encontraron que el consumo diario de miligramos de 0.5 a 2.5 de hidroxitirosol es suficiente para producir un efecto antiinflamatorio a nivel vascular y contrarrestar este estrechamiento de los vasos sanguíneos.

"La clave para disminuir o prevenir la aparición de la enfermedad vascular diabética es aplicar este componente ya que se diagnostica la patología, ya que la cuestión no es revertir los síntomas una vez que están allí, sino reducir y ralentizar su progresión", José Antonio González-Correa, uno de los investigadores responsables del estudio en la Universidad de Málaga, explicó a la Fundación Descubre, la entidad de difusión científica andaluza que reveló el descubrimiento en España.

Una forma sencilla de incorporarlo y disfrutar de sus efectos beneficiosos es tomar entre 30 y 40 ml de extra virgin Aceite de oliva al día, siempre crudo, lo que equivale a unas tres cucharadas de extra virgin aceite de oliva.

Un elemento disuasorio contra las enfermedades vasculares.

El principal objetivo de la investigación fue determinar cómo actúa el hidroxitirosol en los biomarcadores de la inflamación cardiovascular. Específicamente, "se han estudiado las relacionadas con los procesos de daño oxidativo asociado con la toxicidad o la muerte celular e involucradas en la vasculopatía diabética y la enfermedad de los vasos sanguíneos", dijo González-Correa.

Los investigadores de IBIMA compararon los efectos del hidroxitirosol en siete grupos de diez ratas: una sana (el control), un animal diabético que recibió una solución salina y otros cinco grupos de ratas diabéticas que recibieron diferentes cantidades de este polyphenol.

Los resultados de las pruebas indicaron que en el grupo de ratas diabéticas a las que no se había administrado hidroxitirosol, aumentaron los biomarcadores relacionados con la enfermedad vascular y se redujeron dos vasodilatadores, óxido nítrico y prostaciclina. Esto hizo que los vasos sanguíneos se estrecharan hasta el punto de prevenir u obstaculizar el flujo sanguíneo, lo que deteriora e incluso provoca la muerte de los tejidos orgánicos. En contraste, en los animales que recibieron el polifenol, el efecto fue el opuesto.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado los beneficios del hidroxitirosol y sus propiedades antiinflamatorias y antiinfecciosas que reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular o previenen la aparición de ciertos tipos de cáncer.

La Federación Internacional de Diabetes estima que la diabetes mellitus es una de las enfermedades más extendidas en el mundo, que afecta a 387 millones de personas, el porcentaje de 8.3 de la población mundial. Cuando se trata de manera inadecuada y se mantienen niveles de glucosa en la sangre insuficientes o insuficientes durante un tiempo prolongado, puede afectar los vasos sanguíneos.



Más artículos sobre: , , , ,