La Rioja conserva su patrimonio olivarero para mejorar la producción

El Gobierno de La Rioja está comprometido en un esfuerzo de varios años que persigue la recuperación y preservación de las variedades de olivo autóctonas en un esfuerzo por desarrollar aceites de oliva únicos.

Camino a Santiago desde Los Arcos a Logroño.
Octubre 31, 2018
Por Rosa Gonzalez-Lamas
Camino a Santiago desde Los Arcos a Logroño.

Noticias recientes

La recuperación y preservación de los indígenas. variedades de aceituna Con miras a ampliar el banco institucional de variedades de La Rioja es el objetivo de una iniciativa plurianual que lleva a cabo el gobierno de esta Comunidad española con la colaboración de los olivareros locales.

Para ello, el Gobierno, a través de su Consejería de Agricultura, Agricultura y Medio Ambiente, ha venido recogiendo material vegetal de olivos con características singulares relacionadas con la productividad, la edad del olivo, el tipo de variedad de olivo y la resistencia a enfermedades. Los ejemplares se recolectan con la ayuda de olivicultores riojanos.

Una vez entregadas al Ministerio, las muestras son analizadas, completando identificaciones genéticas que podrían ayudar a determinar si los árboles tienen características interesantes para el banco. Cuando tal es el caso, se obtienen plantas de brotes terminales para su multiplicación y conservación para su posterior examen y selección en Finca La Grajera. 

Finca La Grajera es la finca institucional cercana a Logroño donde el Gobierno de La Rioja mantiene cultivos experimentales importantes para la Comunidad, como la vid y el olivo. Los olivos se extienden por ocho hectáreas en La Grajera.

El complejo de La Grajera alberga también la bodega institucional de La Rioja y una almazara experimental creada en 2006 para la gestión exclusiva de proyectos de I + D + i sobre los aceites de oliva de La Rioja. La clasificación de las variedades autóctonas de aceituna y el análisis de su comportamiento en cultivos súper intensivos son parte de estos esfuerzos de investigación. 

Desde que comenzó esta iniciativa de recuperación de variedades autóctonas de olivo en 2015, se han identificado un centenar de olivos aptos, de los que 74 tenían algún material extraído. Esto ayudó a identificar cinco variedades de aceitunas no catalogadas previamente: Picudillo, Negral, Picudo, Aceitunero y Picalaceña-Cirujal. Si bien la presencia de algunos de estos parece estar restringida a un solo lugar, Negral parece haber estado ubicado en un mayor número de municipios. También se han reconocido otras variedades de aceitunas autóctonas de Rioja como Rendondilla, Royuela, Machona o Empeltre. Desde 2007, el banco de germoplasma de La Grajera ha podido recolectar y plantar 141 variedades diferentes de aceituna. 

Las variedades indígenas son un vehículo para representar una singularidad que distingue a determinados productos agroalimentarios en un contexto global donde predomina lo homogéneo. En este sentido, la labor de La Grajera ha sido fundamental en la identificación, selección y multiplicación de los productos agroalimentarios riojanos, de los que un buen ejemplo fue el Tempranillo Blanco, una variedad de uva muy diferenciada que gracias al minucioso trabajo de La Grajera en el La década pasada comenzó a florecer entre muchos productores de vino de la comunidad. 

El esfuerzo por recuperar las variedades de aceituna busca seguir un camino similar. Se elaborarán aceites de oliva monovarietales para probar su calidad y analizar su comportamiento en cultivos de mayor volumen. La Grajera tiene una amplia experiencia en la producción de aceite de oliva y de hecho es la encargada de elaborar los aceites de oliva institucionales del Gobierno de La Rioja.

La preservación de estas variedades de aceitunas autóctonas es esencial para obtener mejores plantas que puedan ayudar al sector de la aceituna de La Rioja a obtener cultivos de aceitunas que sean más rentables y de mayor calidad y distintivos. La Rioja tiene un Denominacion de Origen Protegida, Aceite de La Rioja, constituida en 2004 para proteger los aceites de oliva producidos en esta comunidad, donde la olivicultura es centenaria.

La campaña de este año para recuperar variedades autóctonas se centra en variedades desconocidas o minoritarias que muestran rasgos especiales que pueden contribuir a la mayor calidad y rentabilidad del negocio, y en olivos muy viejos de variedades Redondilla-Redondal y Royuela-Arróniz de diferentes áreas dentro de La Rioja, a completar su selección genética. La campaña durará hasta diciembre 2018.





Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias