Producción

Proyecto utiliza drones para escanear las necesidades de cada árbol

Tecnolivo persigue la modernización de la olivicultura con la creación de un instrumento tecnológico pionero basado en la agricultura de precisión.

Agosto 29, 2018
Por Rosa Gonzalez-Lamas

Noticias recientes

Los olivares en Huelva y el sur de Portugal son el foco de Tecnolivo, un proyecto de investigación que examina el uso de tecnología de precisión para la gestión y supervisión del cultivo del olivo con el objetivo de maximizar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación para generar negocios en el sector del olivo.

El proyecto de 2.5 millones de euros, liderado por la Universidad de Huelva a través de su grupo TEP-192 dedicado al control y la robótica, busca gestionar las áreas agrícolas teniendo en cuenta las peculiaridades de los olivos individuales en lugar de manipular plantaciones enteras de manera homogénea.

Para lograr esto, el proyecto utiliza drones con sensores y cámaras de imágenes multiespectrales.

Los sensores se colocan en el suelo que rodea los árboles o en la corteza de los árboles para obtener información sobre su situación nutricional, hidratación, floración y fruto.

Las cámaras toman imágenes multiespectrales que capturan lo que es visible para el ojo humano y las imágenes infrarrojas que pueden detectar la radiación generada por cada árbol y la tierra que lo rodea.

Anuncio

Se pueden determinar muchas consideraciones dependiendo del análisis de los espectros de banda. Estos pueden revelar si una planta carece de agua o fertilizantes, si sufre o corre el riesgo de sufrir enfermedades, y el progreso de la floración y el crecimiento de la fruta, entre otras consideraciones. Cuanto mayor sea el número de espectros analizados, mayor será el número de variables que pueden identificarse para gestionar el cultivo con mayor precisión.

Sin embargo, lo que hace que este proyecto sea único es que permite configurar una solución integral que combina los datos obtenidos, enviados, procesados, interpretados y visualizados con acciones guiadas en un instrumento tecnológico pionero que es fácil de usar para los agricultores. Sus desarrolladores afirman que permite el manejo exhaustivo, ecológico y optimizado de los olivares a través de la monitorización no invasiva de parámetros agronómicos que podrían ser relevantes para la producción.




Se están llevando a cabo experimentos en Andalucía y Portugal, considerando diferentes escenarios para el cultivo del olivo según la ubicación y la densidad de plantación: un enfoque tradicional con árboles plantados separados entre sí, un enfoque intensivo con un mayor número de árboles por hectárea, y un súper enfoque intensivo con la mayor densidad por hectárea. La cooperativa Oleodiel en Huelva y la empresa portuguesa Elaia colaboran en el proyecto.

El objetivo final del proyecto es proporcionar a los agricultores una herramienta fácil de administrar que se pueda utilizar de forma regular, como tractores u otro equipo indispensable.

Se proporcionará capacitación para explicar cómo usar la tecnología e interpretar los datos individuales de los árboles para administrar los olivares de acuerdo con las necesidades respectivas de cada árbol y con la mayor sostenibilidad posible, favoreciendo el uso óptimo de los recursos y la preservación del medio ambiente.

El cultivo del olivo es el foco del proyecto porque las aceitunas son el cultivo con mayor valor agregado y potencial económico en Andalucía, pero la Universidad de Huelva está explorando la posibilidad de aplicar la metodología a otros cultivos.

Además de la Universidad de Huelva, otras entidades españolas que colaboran en el proyecto incluyen la Institución Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y la Sociedad Cooperativa Nuestra Señora de la Oliva en Huelva.

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial de Portugal (INTA), la Institución Nacional de Investigación Agraria y Veterinaria, Ubiwhere, y la Sociedad Agrícola Murtigão también participan en Tecnolivo.

El proyecto está liderado por José Manuel Andújar, profesor de la Universidad de Huelva. El proyecto de I + D se financia con fondos FEDER de la Unión Europea.





Noticias relacionadas