Mayordomía y excelencia en García de la Cruz

Cinco generaciones de la familia García de la Cruz intervienen en su galardonada marca manchega.

Diciembre 5, 2019
Por Pablo Esparza

Noticias recientes

Fernando García de la Cruz camina entre los olivos en su finca cerca de Madridejos, en la provincia de Toledo de la región de Castilla-La Mancha en España.

No lo hemos hecho todo, en absoluto. Si los que nos precedieron no hubieran sentado las bases, sin duda, esto no sería así.- Fernando García de la Cruz

Los trabajadores recogen las aceitunas para los aceites de cosecha temprana. Combinan lo tradicional "vareo ”- golpeando las ramas con un palo largo - con los tractores de cosecha más rápidos que sacuden los árboles hasta que los frutos caen a las lonas que cubren el suelo.

Estamos en los primeros días de la vendimia y las aceitunas lucen un color verde brillante.

"Recuerdo que cuando tenía 12 años, mi papá me llevaba a la fábrica durante las vacaciones de Navidad para pesar aceitunas. Crecí en este sector. Lo vi en mi papá, lo vi en mi abuela. Lo vieron en sus antepasados ​​”, cuenta De la Cruz. Olive Oil Times.






Junto con su hermano Eusebio, Fernando es el CEO de García de la Cruz. Su empresa fue fundada en 1872. Ahora, casi 150 años después, sigue siendo una empresa familiar.

"La compañía fue fundada por mis tatarabuelos. Podemos decir que somos uno de los molinos de aceite más antiguos de España. Somos la quinta generación de olivicultores y productores de aceite ”, dice con orgullo Fernando.

Hace unos años, Eusebio se trasladó a Nueva York para internacionalizar la empresa. Con una delegación en la costa este, la empresa también tiene una oficina comercial en Portland.

Los olivares de García de la Cruz se encuentran en una zona donde las llanuras de La Mancha en el centro de España se encuentran con las estribaciones de las montañas de Toledo.

Almendros, cereales y viñedos se alternan con olivares. Las colinas cercanas están coronadas por molinos encalados y el magnífico castillo de Consuegra domina el paisaje.

Aunque muy por detrás de Andalucía, La Mancha es la segunda región productora de aceite más grande de España.

Esta es la tierra de los cornicabra - El cultivar más típico de la zona. El 90 por ciento de la finca de 400 hectáreas de García de la Cruz cultiva esta variedad.

"El cultivar Cornicabra de nuestra comarca está amparado por la Denominación de Origen Protegida Sierra de Toledo. Tiene particularidades muy especiales tan alto contenido en polifenoles y oleocantal. Esto hace que el aceite de esta variedad sea uno de los más estables y saludables del mundo ”, explica García de la Cruz.

Su Maestro Miller García de la Cruz aceite ganó un premio Best in Class En el 2019 NYIOOC World Olive Oil Competition por su mezcla orgánica media de Arbequina, Picual, Hojiblanca y Cornicabra.

"El 100 por ciento de nuestros olivares son orgánicos ”, dice García de la Cruz.

De hecho, buena parte del terreno de la empresa se encuentra dentro de los límites de una zona de especial protección para las aves silvestres pertenecientes al Red Natura 2000, un grupo de sitios protegidos en la Unión Europea.

"Este aceite se produce en un área donde se promueve el respeto por la biodiversidad. Tener vida en el subsuelo de los olivares es muy importante para nosotros. Debemos dejar este tipo de olivar a nuestros hijos en condiciones excepcionales ”, sugiere García de la Cruz.

Además de cultivar y tratar sus olivos según normas orgánicas, hace algunos años, la compañía comenzó a producir sus propios fertilizantes orgánicos utilizando orujo o alperujo - un subproducto de la molienda de aceitunas que consiste en lo que queda de las aceitunas una vez extraído el aceite y las semillas - como base.

"Estamos muy contentos con estos productos que nos permiten reutilizar y reciclar parte de los residuos de la producción de aceite de oliva ”, dice García de la Cruz.

También destaca la importancia de ahorrar agua en un área con un promedio anual de precipitaciones de solo 200 litros por metro cuadrado.

"Riegamos el 30 por ciento de nuestros olivares. Pero estamos en el "España seca. Esto nos hace conscientes de usar el agua con prudencia. Hemos instalado sensores debajo del suelo, a distintas profundidades, que nos permiten conocer el grado de humedad y nos ayudan a ahorrar agua ”, explica García de la Cruz.

Cuando se le preguntó sobre el futuro o su empresa, García de la Cruz mira hacia atrás en la historia de su familia, como si la respuesta estuviera en su larga tradición como productores de aceite de oliva.

"Somos la quinta generación. El sexto se está preparando. Ya están en la universidad. Y mi mayor esperanza sería dejar todo esto a mis hijos y mis sobrinos para que continúen lo que han hecho las cinco generaciones anteriores ”, nos dijo.

"No lo hemos hecho todo, en absoluto. Si los que nos precedieron no hubieran sentado las bases, sin duda, esto no sería como es ”.


Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias