Investigadores descubren el efecto neuroprotector de los aceites de oliva picholina

Los ácidos hidroxicinámicos, abundantes en los aceites de oliva extra virgen Picholine, muestran un efecto neuroprotector contra los depósitos de placa de péptido amiloide B de Alzheimer en el cerebro.

Septiembre 9, 2016
Por Jedha Dening

Noticias recientes

La dieta mediterránea es conocida por su variedad de beneficios positivos para la salud, muchos de los cuales se atribuyen al amplio consumo de aceite de oliva virgen extra (AOVE).

Varios estudios han reconocido el papel que juega el AOVE en la reducción estrés oxidativo, que es un factor clave en la patogenia del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.
Ver también: Beneficios para la salud del aceite de oliva
El estrés oxidativo puede causar cambios en el ADN, los lípidos y las proteínas celulares, y las neuronas son particularmente vulnerables a los ataques de los radicales libres que resultan como consecuencia del estrés oxidativo.

Aunque los países occidentales tienen una alta esperanza de vida, las enfermedades neurológicas como la enfermedad de Alzheimer están en aumento, lo que reduce en gran medida la calidad de vida y representa una carga sustancial para los servicios de salud pública.

El Alzheimer se caracteriza por depósitos de placa peptídica B-amiloide (AB) en el cerebro, que se inicia y impulsado por el estrés oxidativo.

La nutrición juega un papel importante en la reducción del estrés oxidativo y el desarrollo de condiciones tales como los nutrientes clave que proporcionan antioxidantes biodisponibles y compuestos potentes que pueden mitigar los efectos de los radicales libres.

El aceite de oliva virgen extra es un agente nutricional que se ha observado que combate una variedad de condiciones que son amplificadas por el estrés oxidativo, incluyendo aterosclerosis, enfermedad cardiovasculary cánceres. En particular, estos efectos se deben a la actividad biológicamente activa. Compuestos fenólicos que están presentes en el AOVE, que incluyen tirosol, hidroxitirosol, oleocantal, oleuropeína, ácido oleico, por nombrar algunos.

Otros compuestos fenólicos, los ácidos hidroxicinámicos, como los ácidos p-cumarico, ferúlico, cafeico y vanílico, se han investigado en más de 97 y también se ha demostrado que se absorben de manera eficiente.

En comparación con otras variedades de aceite, los ácidos hidroxicinámicos son particularmente ricos en aceites de oliva virgen extra hechos de Variedad de aceituna Picholine. Por tanto, un estudio reciente publicado en Citotecnología buscó determinar el efecto neuroprotector del AOVE, con un interés particular en determinar si los beneficios podrían atribuirse a los ácidos hidroxicinámicos.

Los investigadores utilizaron una variedad comercial de Picholine AOVE del sur de Francia para determinar las concentraciones de ácido hidroxicinámico, realizando las pruebas en células neurotrópicas humanas incubadas durante un total de 90 horas bajo procedimientos de medición estándar para probar el efecto neuroprotector de dichos agentes. Las células se trataron con varias diluciones de AOVE que iban desde concentraciones bajas de 1/10000 hasta concentraciones más altas de 1/100.

Como se esperaba, las concentraciones más altas mostraron mayores beneficios. Sin embargo, concentraciones incluso más bajas de 1/10000 a 1/1000 mostraron que el AOVE tiene un efecto neuroprotector contra la toxicidad de AB en ciertas células. Y más que esto, los investigadores establecieron que parte de este efecto se atribuye al contenido de ácido hidroxicinámico.

Sugieren que una mayor investigación de los alimentos que contienen ácidos hidroxicinámicos podría ser una estrategia terapéutica prometedora para la reducción del estrés oxidativo en los trastornos neurodegenerativos.



Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias