`Resurgimiento de una tradición centenaria - Olive Oil Times

El resurgimiento de una tradición centenaria

Jun. 9, 2012
Olivarama

Noticias recientes

Cuando los habitantes de Moreda de Álava dicen que van a organizar una fiesta, puedes estar seguro de que cumplirán su palabra. A diferencia de otras celebraciones de la cultura del aceite, que suelen aportar poco y aburrir mucho, la I Fiesta del Aceite de Oliva de Álava consiguió conjugar magistralmente la cultura de un producto prácticamente desconocido, incluso en la provincia en la que se produce, con numerosas actividades divertidas. para toda la familia.

Normalmente, la mayoría de los turistas que visitan el extremo sur del País Vasco cada año ni siquiera se dan cuenta de que existe la aceituna. Y ciertamente no podemos reprocharles por esto. Particularmente teniendo en cuenta que, cuando viajan aquí, tienden a hacerlo atraídos por las sugerentes sugerencias de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa que tientan a todos y cada uno a explorarla.

En estas latitudes, los visitantes se ven casi inevitablemente seducidos rápidamente por los excelentes vinos de la tierra, la arquitectura imposible y majestuosa de los bodgeas, algunos modernos y algunos antiguos, la inmensidad de los viñedos, el lujo de los hoteles o la lejana historia. contenidos en los museos. Con tantos estímulos irresistibles por todas partes, en realidad es difícil prestar atención a otros encantos que, menos afortunados, tienden a pasar desapercibidos.

Entre estos últimos, los olivos esperan pacientemente su bien merecido protagonismo, a veces oculto por las malas hierbas y otros mezclando su presencia entre las largas hileras de enredaderas. Las mismas vides y campos de cereales que han estado robando tierra de estos olivos en las últimas décadas, pero ahora parecen dispuestos a devolverlos.

Una tradición restaurada.

El olivo en la región de Rioja Alavesa parecía estar condenado a la extinción. De hecho, solo los vecinos más antiguos recordaron el importante papel que había desempeñado en la economía local hasta mediados del siglo pasado. Sin embargo, cuando estaba en su lecho de muerte ya punto de desaparecer, la suerte volvió a sonreír. Y lo hizo a través de varias iniciativas públicas y privadas, que se han creado para restaurar la dignidad de estos árboles que nunca deberían haberse perdido en primer lugar.

Muchos de estos proyectos ya son una realidad, como el Proyecto Oleum, del que hablamos extensamente en el 16th edición de esta revista; o la Asociación ADORA, que también mencionamos en estas páginas. Por su parte, otros se están poniendo en marcha gradualmente, por ejemplo, a través de bodegas tradicionalmente dedicadas al cultivo de la vid y la producción de vino.

En cualquier caso, el reciente y creciente interés en los olivares de Rioja Alavesa ha dado lugar a un aumento de la superficie dedicada a este cultivo en exceso. "300 hectáreas, que se convertirán en 500 en unos años gracias a las nuevas plantaciones ”. Ésta, al menos, es la previsión que realiza Borja Monje, representante regional de Agricultura de Álava. Desde que asumió este cargo hace unos meses, este joven natural de la zona se ha propuesto el reto personal de recuperar los olivos de su tierra. Con este objetivo en mente, "El Consejo del Condado de Álava hará todo lo que esté a su alcance ”, prometió con convicción.

Nos reunimos con el Representante en Moredo de Álava, una pequeña localidad que se ha ganado el título de capital petrolera de la Rioja Alavesa. Esta distinción, a su vez, dio lugar a la celebración de la Fiesta del Aceite de Oliva de Álava, el 24 de marzo.

Más de un motivo de celebración.

Con una industria del aceite de oliva en medio de un proceso de recuperación, unas vírgenes extra que conquistan los paladares allá donde vayan y unas previsiones de crecimiento tan ambiciosas como realistas para este sector de la comarca, era solo cuestión de tiempo que los oleicultores se juntos para saborear los frutos de su éxito juntos. ¿Y por qué no compartir su satisfacción con el resto de sus amigos y vecinos también?

Atraídos por el olor de los pollos asados ​​en la calle principal más que por el aroma del aceite nuevo, cientos, tal vez incluso miles, visitaron Moreda para mezclarse rápidamente con los habitantes locales de 200 que se ven todos los días.

En realidad, muchos de estos visitantes, la mayoría del País Vasco, llegaron sin saber muy bien qué esperar. Pocos sabían que el aceite de oliva se producía en su propia tierra y muchos sabían que tan solo un día antes, este producto había sido certificado con la Etiqueta Eusko. Este sello, otorgado por el Gobierno Vasco, garantiza "su calidad, su origen y su producción sostenible ”, como nos explicó Jakes Agirrezabal, director gerente de la Corporación HAZI. Una explicación también compartida por Pilar Unzalu, Ministra regional de Agricultura del País Vasco, ya que cree que dicha calidad representa tanto "un desafío y una oportunidad ".

Y así, la mayoría de los visitantes descubrieron que Moreda posee la mayor superficie de olivar en toda la Rioja Alavesa (de la que obtiene su título de capital petrolera de la región). Muchos de ellos visitaron la prensa de aceite centenaria que, ubicada en el centro del pueblo, comparte instalaciones con la fábrica moderna que actualmente extrae las vírgenes adicionales de la cooperativa La Equidad.

En total, casi 3000 personas pudieron ver el antiguo molino funcionando y, gracias a las explicaciones de José Ramón Ceballos y Jesús Eraso, miembros de la Junta de Gobierno, pudieron "compárelo con la maquinaria actual para obtener un conocimiento completo del proceso de extracción del aceite de oliva ”.

Por si fuera poco, los visitantes más curiosos realizaron un recorrido en autobús para disfrutar también de una interesante ruta por los olivares centenarios de la zona, muchos de los cuales han sido recuperados por completo.

Una sesión de degustación de muchos

Anuncio

De vuelta en Moreda, tanto niños como adultos aprendieron a probar el aceite de oliva, a identificar sus sensaciones organolépticas y a descubrir su calidad. Esta sesión de degustación masiva tuvo lugar en una de las plazas del pueblo, en la que cientos de personas se reunieron para saborear los primeros aceites de la temporada, siguiendo las sencillas instrucciones proporcionadas por los organizadores del acto. En este caso, el honor fue compartido por los chefs, Luis Ángel Plágaro (Cocina de Plágaro), Juan Gil (Mesón Erauskin) y Roberto Ruiz (Frontón de Tolosa), quienes revelaron los beneficios de la variedad Arróniz a sus compatriotas.

Y el hecho es que este tipo de aceituna es producido actualmente por varias marcas. Entre estos, se destaca Lurzabal, producido en el corazón del Proyecto Oleum para el Consejo de Álava; como lo hacen La Equidad, Rivo de Moreta, Hermanos Bujanda o los realizados por la Asociación ADORA

Todos estos comparten "una serie de características específicas ". Según Juan Luis Bujanda, uno de los muchos organizadores del festival y copropietario de la marca Hermanos Bujanda, "nuestro varietal se cultiva en una zona limítrofe, climatológicamente hablando, entre el clima mediterráneo y el atlántico ”. Por esta y otras razones, las aceitunas Arróniz "presenta una gran concentración de polifenoles que hace que su aceite sea muy aromático y bastante amargo y picante ”.

Aceite de oliva y otros productos de la tierra.

Organizada con el objetivo de repetir el evento en los próximos años, la I Fiesta del Aceite de Oliva de Álava logró, sin lugar a dudas, satisfacer las expectativas de todos sus participantes. Además de las visitas culturales mencionadas, los visitantes también pudieron adquirir algunos de los productos más típicos de Álava en los distintos puestos instalados en torno a la plaza del ayuntamiento. Entre ellos se encontraban las sales de Añana, los quesos de Montaña Alavesa, la cerveza Zuia, el vino Moreda, las legumbres de Treviño, el vino txacoli Aiales y, naturalmente, el aceite de oliva virgen extra de la variedad Arróniz.

La curiosidad de los visitantes, constantemente sorprendidos por la extensa charcutería local, logró agotar las provisiones de la mayoría de puestos. ¡Lo habían vendido todo! Una imagen muy reconfortante, sobre todo en los tiempos actuales en los que el consumo no parece despegar.

De camino al Laboratorio del Gusto, organizado por Slow Food Araba, la multitud que se desplazaba allí se topó inevitablemente con el stand del Proyecto Oleum, del que su coordinador, Fernando Martínez-Bujanda, no había abandonado ni un segundo en toda la mañana. Aquí fue donde muchos nos fuimos con las ganas de comprar una de las cajas de bombones de aceite de oliva Arróniz preparadas especialmente para la ocasión. Una vez más, el producto literalmente voló de los estantes. Orgulloso de este éxito, Fernando aprovechó la ocasión para "Agradezco públicamente a todos los voluntarios por su esfuerzo para hacer posible el festival, así como por el gran trabajo realizado por Artepan, que logró hacer unos deliciosos chocolates ”.

Afortunadamente, el encuentro fortuito entre el cacao y el aceite de oliva también estuvo presente en las mesas del mencionado Laboratorio del Gusto, que también organizó degustaciones de queso, sidra, tapas y otros productos típicos.

Charlando con Alberto López de Ipiña, presidente de Slow Food Araba, descubrimos que esta asociación había colaborado de forma totalmente desinteresada en la organización de los distintos actos que componían el evento. De hecho, el dinero que se obtenga con la venta de los chocolates y boletos para el Laboratorio del Gusto será donado a la Asociación Berakah ”, nos dijo.

Y en esta etapa, como si no hubiéramos comido ya lo suficiente, la fiesta concluyó con una gran comida popular, también organizada por Slow Food Araba, que sació el apetito incluso de los visitantes más hambrientos.

Una opción a tener en cuenta.

Algunos más pomposos, otros más formales, otros incluso aburridos ... la geografía española del aceite está salpicada de varios festivales que rinden homenaje al culto al aceite de oliva. Sin embargo, no todos pueden afirmar ser para todas las edades.

En su primera edición, la Fiesta del Aceite de Oliva de Álava ya se ha consolidado como una celebración popular y muy recomendable para toda la familia. En este sentido, su incuestionable éxito no habría sido posible sin la colaboración de los jóvenes del pueblo, como Iker Díaz de Cerio y Aitor Marauri, del molino, Rivo de Moreta; Juan Luis Bujanda, de la empresa Hermanos Bujanda; o los miembros de la Cooperativa Trujal La Equidad, quienes ofrecieron su ayuda de forma gratuita para asegurarse de que todo funcionara a la perfección.

Este evento, además de presumir de una excelente organización, responde literalmente al concepto del festival, que va más allá de la exposición de aceite puro.

Si el tiempo lo permite, como hizo el pasado 24 de marzo, los niños podrán disfrutar tranquilamente del Taller de Aceite mientras aprenden curiosidades sobre el aceite de oliva. Los adultos, por su parte, pueden revisar sus conocimientos y compartir experiencias en un ambiente divertido y relajado. Posteriormente, podrán degustar juntos las joyas gastronómicas de la región.

  1. Pilar Unzalu. Pilar Unzalu, consejera de Agricultura del Gobierno Vasco, siempre ha mostrado su apoyo al aceite de oliva de Álava, un producto de calidad que considera un reto y una oportunidad.
  2. Jakes Agirrezabal. El director gerente de la Corporación HAZI, Jakes Agirrezabal, llegó a la feria como gerente de Eusko Label, el sello de calidad que garantiza la calidad de los aceites de oliva Álava.
  3. Borja Monje. El Representante de Agricultura de Álava, Borja Monje, disfrutó de la fiesta entre sus compatriotas, a quienes tiene un compromiso personal por recuperar los olivares de su tierra.
  4. Fernando Martínez-Bujanda. Incansable, Fernando Martínez-Bujanda asistió al stand de Proyecto Oleum, al tiempo que se aseguró de que todo transcurriera sin problemas en el festival.
  5. Juan Luis Bujanda. Juan Luis Bujanda, uno de los muchos organizadores del festival y copropietario de la marca Hermanos Bujanda, explicó a los visitantes las peculiaridades de la aceituna Arróniz.
  6. Alberto López de Ipiña. Tanto Alberto López de Ipiña, presidente de Slow Food Araba, como todo su equipo participaron en la organización del Laboratorio del Gusto, la sesión de degustación y la comida popular, sin ningún interés personal.

.
Trujal Numerosos miembros de la Cooperativa La Equidad expresaron su orgullo por su museo, su moderno molino y sus aceites a todos los que vinieron a conocerlos.
Los artículos de Olivarama también aparecen en la revista Olivarama y no están editados por Olive Oil Times.

Noticias relacionadas

Comentarios / Sugerencias